Impone. Protegido por una muralla por el sur y el sureste, y por la roca caliza sobre la que se asienta, por el resto de su perímetro, se ...

El Castillo de Loarre, el tesoro románico de Aragón

Impone. Protegido por una muralla por el sur y el sureste, y por la roca caliza sobre la que se asienta, por el resto de su perímetro, se alza orgulloso desde cualquier punto desde el que te acerques. Desde sus más de mil metros de altura, el castillo de Loarre sigue dominando la llanura de la Hoya de Huesca como en tiempos lo hiciera sobre un territorio ocupado, en parte, por los musulmanes.

¿Entramos?


El Castillo de Loarre, el tesoro románico de Aragón

Franqueamos, primero, una puerta de acceso al recinto amurallado entre dos torreones semicirculares. Una cuesta nos marca el camino a la única puerta de entrada al castillo, vigilada por la torre albarrana.

Acceso al castillo de Loarre  y torre albarrana

Una vez que los ojos se acostumbran a la diferencia de luz al traspasar la puerta, vemos la escalinata cubierta con bóveda de cañón que, antes de llevarnos hasta la primera planta, nos invita a descubrir dos estancias: a la derecha, la cripta de Santa Quiteria, espacio de culto y enterramientos, y que albergó las reliquias de San Demetrio hasta su traslado a la iglesia de la población de Loarre; a la izquierda, el cuerpo de guardia, el lugar desde el que los soldados vigilaban la puerta principal.


El castillo de Loarre tiene una única puerta de acceso

¿Subimos?

La iglesia de San Pedro Primera planta
La iglesia de San Pedro alberga la antigua capilla del castillo, conocida como la capilla de la Reina. Del siglo XI, esta iglesia románica destaca tanto por su cúpula de 26 m de altura sobre una ún
ica nave, como por la decoración de capiteles con motivos fantásticos, vegetales y bíblicos, y de los ventanales.


La visita continúa por las que fueran, primero, dependencias de los canónigos y, después, de los nobles que vivieron en el castillo. Junto a ellas, los calabozos, que también sirvieron, en su momento, como despensa de los monjes.




Dependencias de los monjes del monasterio


Segunda planta

En la segunda y última planta, se hallan el patio de armas y la iglesia de Santa María, anterior a la fundación del monasterio. Deteneos a observar el aljibe, con capacidad para guardar hasta 8.000 litros de agua; la torre de la reina, situada sobre la entrada a la parte militar a la que protege, o la torre del homenaje, de 22 metros de altura y 5 plantas.



La iglesia de Santa María, del corazón primitivo del castillo de Loarre



El aljibe, con capacidad para guardar hasta 8.000 litros de agua

Historia del castillo
La edificación del castillo de Loarre se realizó en varias etapas, lo que se plasma en su estilo y determina sus funciones.

Así, fue mandado construir en el siglo XI por el rey Sancho III de Navarra para servir de enclave defensivo y estratégico desde el que atacar el cercano asentamiento musulman; a esta época pertenece el corazón del castillo actual, donde se hallan el torreón de la Reina, el patio de armas o la torre del homenaje; estos edificios comparten, según los expertos, el estilo lombardo, y se caracterizan por la utilización de sillarejo, pequeño y uniforme.



Núcleo primitivo del castillo con las torres de la Reina y del Homenaje

A finales del mismo siglo, el rey Sancho Ramírez (nieto de Sancho III) añadió las demás construcciones que se conservan para adecuarse a la abadía de los canónigos de San Agustín que se integró en el recinto. Las dependencias de los monjes o la iglesia de San Pedro responden al llamado estilo jaqués y los sillares son, en esta ocasión, grandes y están bien labrados.



Las dependencias de los monjes y de los nobles que habitaron el castillo de Loarre

Finalmente, dos siglos después, se construyó el recinto amurallado (1287) que, con 172 metros de perímetro, abarca unos 10.000 metros cuadrados.



Las murallas del castillo de Loarre se construyeron en el siglo XIII

Después de participar en guerras y enfrentamientos a lo largo de varios siglos, el castillo perdió su importancia estratégica, hasta que, en el siglo XV, la población que vivía extramuros se trasladó a la actual villa de Loarre.

Afortunadamente, a principios del siglo XX se restauró y fue denominado Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional (1906).

Situación
El castillo de Loarre se encuentra en la localidad del mismo nombre, en la sierra del mismo nombre, en la provincia aragonesa de Huesca.


¿Y por qué en este lugar? Porque, al mismo tiempo que se eleva sobre la llanura conocida como "La Hoya", que se extiende hasta las orillas del Ebro, constituye la entrada de los Pirineos.


Situación del castillo de Loarre, en la provincia de Huesca

Información práctica
. Visita
El Centro de Visitantes del Castillo de Loarre, donde se venden las entradas, ofrece visitas guiadas en distintos horarios, en función de la época del año y de la afluencia de visitantes.

Se recomienda reservar a grupos de más de 20 personas (tanto para visitas guiadas como por libre), bien por teléfono (974 342 161 / 690 636 080 / 649 307 480), o por correo electrónico (informacionyreservas@castillodeloarre.es).

El centro de visitantes cuenta también con otros servicios, como cafetería o tienda, además de una sala de proyecciones audivisuales.

. Horario
. Del 1 de noviembre al 28 de febrero: horario ininterrumpido de 11 a 17.30 horas; se cierra los lunes;
. Del 16 de junio al 15 de septiembre: horario ininterrumpido de 10 a 20h
. Del 1 de marzo al 15 de junio y del 16 al 31 de octubre, horario ininterrumpido de 10 a 19h.

. Precio
La entrada y la visita guiada al castillo son gratuitas para menores de 6 años y para personas con una minusvalía superior al 50%. Consultad los demás precios en la página oficial del castillo de Loarre.

La entrada incluye la visita a la iglesia de San Esteban de Loarre.

Enlaces de interés
. Folleto del castillo.
En él se detallan las distintas fases constructivas del castillo y cada elemento de la construcción.


El curso del río Gállego gira y aparecen. Su perfil se acerca conforme avanzas y descubres por qué los Mallos de Riglos son una de las ...

Los Mallos de Riglos, el cielo de Huesca

El curso del río Gállego gira y aparecen. Su perfil se acerca conforme avanzas y descubres por qué los Mallos de Riglos son una de las imágenes características de la provincia aragonesa de Huesca. Sus paredes de hasta 275 metros de altura, sus curiosas formas, su llamativo color... te lo explican.



El perfil de los Mallos de Riglos, la primera vista del cielo de Huesca

El color entre rojizo y anaranjado de estas impresionantes formaciones rocosas, que les proporcionan el hierro y la arcilla y que contrasta con el verde de la vegetación que las rodea, me recuerda a las Médulas de León. Si bien estas son el resultado de la acción del hombre en el medio natural, los Mallos de Riglos nacen de la propia evolución de la naturaleza; en concreto, debido a procesos geológicos como la formación de la cordillera pirenaica y la erosión de morrenas glaciares, que se produjeron hace millones de años.



Los Mallos de Riglos, el cielo de Huesca

Los expertos clasifican los mallos en tres grupos: grandes, pequeños o chicos, por su tamaño, y los fils, que significa “hilos" en aragonés, por la disposición de sus capas en horizontal.

Además, cada mallo tiene un nombre propio, que responde a su color (Colorado, Agua Roja), a su forma (el Puro, la Visera) o al nombre de algunas casas de Riglos (Firé, Pisón); o constituye un homenaje a determinadas y significadas personas, como los escaladores Melchor Frechín y Ernest Mallafré, o el político aragonés Luis Gómez Laguna.



A la izquierda, el Puro del Mallo Pisón

Es bastante probable que te encuentres con algún escalador. Esos casi 300 metros de altura de los mallos han atraído, desde el primer tercio del siglo XX, a multitud de amantes de este deporte, que han ido abriendo vías y enseñando el camino a los siguientes.

Si la escalada no es lo tuyo, como es mi caso, existen otros caminos en Riglos y su entorno:

. Vuelta a los Mallos de Riglos.


Inicio de la vuelta a los Mallos de RiglosEl conocido como Camino del cielo es un sendero circular, de 5,5 km de longitud, que permite rodear los Mallos y que te ofrece unas estupendas vistas gracias a sus cuatro miradores.

Consulta el recorrido en la página web de turismo de la Comarca de la Hoya de Huesca.


. Camino Natural de la Hoya de Huesca.
Si la vuelta a los Mallos se te queda corta, siempre puedes hacer, con tiempo, el Camino Natural de la Hoya de Huesca: 132 km para descubrir las poblaciones, los monumentos y los espacios naturales de la parte norte de la Comarca de la Hoya de Huesca.

. Vías ferratas.
La práctica de las vías ferratas es otra posibilidad en auge en la zona, donde se han equipado seis vías, entre ellas, una en los Mallos de Riglos, que sube por el paredón a la derecha de la Peña San Justo, hacia el Mirador de los Buitres.

Curiosidades
. El término mallos es el vocablo aragonés con el que se denomina una formación geológica vertical que está, o aparenta estar, exenta.

. Los Mallos de Riglos son, probablemente, los más conocidos, pero hay muchos más, como los de Agüero, Murillo de Gállego o el Salto de Roldán.

. En Riglos se cuentan alrededor de 200 vías de escalada, la mayoría de alta dificultad.

. Los Mallos de Riglos, Agüero y Peña Rueba fueron declarados Monumento Natural por el Consejo de Gobierno de Aragón en noviembre de 2016.

. Al 
Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal, hijo ilustre de Ayerbe, también le impresionó esta maravilla de la naturaleza y lo contó en su obra autobiográfica Recuerdos de mi vida: “No me cansaba de admirar los mil detalles pintorescos que los recodos del camino y cada altura, penosamente ganada, permitían descubrir. Entre otros accidentes del panorama, quedaron profundamente grabados en mi retina: los gigantes mallos de Riglos, semejantes a columnatas de un palacio de titanes (...)”. 

Situación
Los Mallos se hallan en la localidad que les da nombre, Riglos, a 45 kilómetros al noroeste de la ciudad de Huesca. Riglos es la capital del municipio prepirenaico de Las Peñas de Riglos, formado desde 1960 por las poblaciones de Ena, Centenero, Rasal, Salinas de Jaca, Santa María, Yeste, La Peña, Triste y Villalangua, además de Riglos.



Riglos

¿Cómo llegar?
A Riglos se accede por la carretera A-132 que une Puente la Reina de Jaca con Huesca. Entre las poblaciones de Ayerbe y Murillo de Gállego, un desvío señala la localidad a 8 km.



Cómo llegar a los Mallos de Riglos



De obligado cumplimiento. Ir al Valle de Hecho y no conocer el Ibón de Acherito es (casi) como no haber ido. Mi delito es vivir cerca d...

Panorámica del Ibón del Acherito

De obligado cumplimiento. Ir al Valle de Hecho y no conocer el Ibón de Acherito es (casi) como no haber ido. Mi delito es vivir cerca de un valle tan hermoso y no haberlo descubierto hasta ahora. Al menos, la primera vez que he viajado a esta zona del Parque Natural de los valles occidentales del Pirineo he cumplido con los deberes del visitante: realizar la ruta a uno de los pocos ibones naturales que todavía quedan en la cordillera pirenaica, el Ibón de Acherito. ¿Me acompañas?


Ruta al Ibón de Acherito

Muchos son los puntos desde los que puedes iniciar la ruta hasta el ibón más occidental de los Pirineos. Si, como a mí, te gusta empezar el día ya andando, te recomiendo hacer noche en el Camping Selva de Oza, donde puedes elegir entre tienda de campaña o habitaciones, y que ha reabierto sus puertas en 2017 después de permanecer cerrado 21 años.

Desde aquí, deberás seguir la carretera que discurre paralela al río Aragón Subordán; no hay apenas tráfico, salvo a primera hora para acceder a otros puntos de inicio de rutas por la zona, como la pradera que encontrarás a unos 3-4 kilómetros y en la que también puedes dejar el coche, aunque está prohibido acampar. En este punto, abandonas la zona boscosa de la Selva de Oza y te adentras en el paraje conocido como Guarrinza.

Río Aragón Subordán

Continúa por la senda, que se bifurca hacia la izquierda y se separa de la que lleva al Ibón de Estanés. A los pocos metros, cruza el río y, tras dejar el sendero que va a la Vía Ferrata Pico Articalena a la izquierda, sigue la pista con el río ya a tu derecha.


Margen izquierda del río Aragón Subordán

Un poco más adelante, cerca del Refugio de La Mina, se ha habilitado otra zona de aparcamiento, en la que han colocado varios paneles informativos. Y empieza la subida.


Inicio de la subida al Ibón del Acherito

Ascendemos, después de abrir (y volver a cerrar, no lo olvides) una verja, por el Barranco de Las Foyas hasta un primer cruce con otra ruta que lleva hacia Francia a través del Puerto del Palo, y nos dirigimos al valle del Barranco de Acherito.


Después del Barranco de Las Foyas, el ascenso continúa por el Barranco de Acherito

Un nuevo, y último, cruce nos conduce por el Barranco del Ibón hasta donde descubres el objetivo de la caminata: el lago glaciar, enmarcado por picos y peñas rocosas.


Ibón del Acherito

Cuando te canses de disfrutar de las vistas que ofrece este lugar (o cuando no tengas más remedio), desciende por el mismo camino de subida. Y cuéntame si, como a mí, te ha merecido la pena el esfuerzo.

Valle de Hecho
El río Aragón Subordán recorre el Valle de Hecho desde cerca de la frontera francesa hasta la localidad de Embún, que también da nombre al municipio formado por las localidades de Hecho, Siresa, Urdués, Embún y Santa Lucía.

La capital del valle, Hecho (también) se encuentra a unos 115 km de Pamplona y a casi 100 de Huesca capital.

Información práctica
. Kilómetros recorridos: 16 (ida y vuelta)
. Desnivel: 748 metros
. Tiempo aproximado de subida: 2 horas


Los cruces están bien señalizados.

Cómo llegar
El Camping de la Selva de Oza se encuentra en la provincia de Huesca, concretamente en la comarca de la Jacetania. Para llegar a él, punto de partida de nuestra ruta, toma la carretera 176 desde Puente la Reina de Jaca (en la A21, o N-240 según el tramo, que une Pamplona y Jaca) y lo alcanzarás en menos de 40 km, tras pasar las localidades de Hecho y Siresa.

Cómo llegar al Camping de la Selva de Oza

¡No dejes pasar tanto tiempo como yo y conoce el Ibón de Acherito! 

¿Te imaginas ver, frente a frente, los capiteles, las gárgolas o incluso las claves de bóveda del claustro de la catedral de Pamplona? ...

El claustro de la catedral de Pamplona, al detalle

¿Te imaginas ver, frente a frente, los capiteles, las gárgolas o incluso las claves de bóveda del claustro de la catedral de Pamplona? Seguro que, como yo, en más de un viaje has sufrido la decepción de no poder acceder a un monumento porque lo estaban restaurando. En el caso de la restauración de la catedral de Pamplona se ha conseguido darle la vuelta: la visita a las obras te permite contemplar detalles que, de otro modo, sería imposible.

El actual claustro de la catedral de Pamplona se empezó a construir en estilo gótico a finales del siglo XIII, en el lugar en el que antes se levantaba uno románico; dicen los expertos que, junto con las dependencias de los canónigos, constituye uno de los conjuntos más hermosos y ricos de la arquitectura medieval europea.

También presume de ser uno de los claustros mejor conservados de Europa. Y para que lo continúe siendo, se han previsto varias actuaciones que pueden conocerse según se van realizando.

En el momento de mi visita, contemplé, ya finalizada, la restauración de la galería norte. Según nuestra guía, una profesional que nos explicó maravillosamente procesos difíciles de entender para los profanos, empezaron las obras por el lado norte. ¿Sabes por qué? Porque, a pesar de lo que muchos pensamos en un primer momento, era el más sencillo de acometer. ¿Que por qué?

El agua, enemigo del claustro

El mayor problema del deterioro del claustro de la catedral de Pamplona es el agua y lo es de tres formas:

. la lluvia, que daña más el ala sur porque proviene del norte y carece de protección ante ella y el frío viento norte (¿lo habías adivinado?);

. la condensación, provocada por la diferencia de temperatura entre el interior del edificio y el claustro, que se halla a la intemperie;

. la capiralidad, que suponía que el agua del suelo circulara por dentro de la piedra arenisca con la que está construido el claustro y la “deshiciera”.
Una primera intervención en el claustro de la catedral de Pamplona reconstruyó bajantes y canalones separados de la piedra

Una primera intervención, que reconstruyó bajantes y canalones separados de la piedra en 2015, ya ha mejorado la defensa de elementos como capiteles y pilares frente a la lluvia. Esta tuvo como prioridad la intervención sobre las cubiertas y el sistema de evacuación y recogida de aguas pluviales, con el fin de detener algunos de los principales causantes del deterioro y crear las condiciones adecuadas para realizar una actuación integral.

Disfruta, primero, de la vista general del claustro desde su jardín central, mientras la guía te sitúa en el tiempo y en la historia de la catedral de Pamplona. Lo mejor está por llegar.

El claustro, desde los andamios

Capitel de los caballeros, en el claustro de la catedral de Pamplona
Un primer piso te descubrirá preciosos capiteles, como el de los caballeros, en la galería, o el dedicado a una leyenda sobre el poeta romano Virgilio: dicen que se enamoró de una bella mujer (para algunos, Lucrecia, hija de un ilustre romano), y que trató varias veces, sin éxito, de conseguir una cita con ella; finalmente, accedió, con la condición de que se subiera a una canasta que ella alzaría hasta su ventana; cuando Virgilio se encontraba a mitad de la pared, lo dejó allí, para que todos lo vieran humillado al día siguiente.


Capitel del claustro de la catedral de Pamplona dedicado al poeta romano Virgilio

Las gárgolas te esperan un poco más arriba. Dos de las cinco gárgolas del ala norte son originales; las otras tres, junto con sus pináculos, han sido reconstruidas con las formas de una oveja y dos perros, propuesta del artista al que se encargó la reconstrucción.


Gárgola original del ala norte del claustro de la catedral de Pamplona


Gárgola reconstruida del ala norte del claustro de la catedral de Pamplona

En el ala este, se han mantenido en su estado las gárgolas de las que se conservaban una parte, aunque solo fuera el canalón por el que se desagua.

Accederás, después, hasta los pináculos, los gabletes o dos conjuntos escultóricos. Las figuras del conjunto de la Epifanía, realizadas por el escultor Jaques Perut en el siglo XIV, te sorprenderán, imagino, por sus ojos pintados, que se creen originales; el tercer rey, sin embargo, no parece pertenecer al conjunto, sino que se trata, según algunas opiniones, de una figura que trasladaron desde otro lugar. En cuanto a las esculturas del sepulcro de los Garro, se hallan en plena mesa de restauración, esperando el momento de volver al lugar para el que fueron realizadas.


Grupo escultórico de la Epifanía, en el claustro de la catedral de Pamplona

Y, finalmente, las claves de bóveda muestran, en el sobreclaustro, los meses del año, los vientos, los ríos del Paraíso...


Clave de bóveda, en el sobreclaustro de la catedral de Pamplona

Restauración, de 2015 a 2020
Una vez que se constató el enorme deterioro del claustro de la catedral de Santa María de Pamplona, a principios del siglo XXI, se inició un largo proceso de análisis y estudios de todo tipo dirigidos por la Institución Príncipe de Viana y el Instituto de Patrimonio Cultural de España.

Por fin, en 2015 comenzó la primera fase de restauración del claustro, que supuso intervenir en las cubiertas y el sistema de evacuación y recogida de aguas pluviales.

Las fases siguientes que, como ya te he contado, priorizaron el ala norte, han continuado con la galería este y se han alternado con otro tipo de trabajos, como la reposición de elementos de piedra dañados.

Se espera que la restauración finalice en el año 2020.

Visita a las obras
Desde junio de 2017, Patrimonio del Gobierno de Navarra organiza visitas gratuitas para conocer los trabajos de restauración del claustro de la catedral pamplonesa.

Estas visitas, que se celebran en función del progreso de la restauración, responden al proyecto de divulgación y difusión de las obras que se incluye en el convenio firmado por el Gobierno de Navarra, el Arzobispado de Pamplona y Tudela, la Obra Social 'la Caixa' y la Fundación Caja Navarra, en mayo de 2016, y gracias al cual se desarrollan las obras.


La visita al claustro de la catedral de Pamplona se inicia en la calle Dormitalería, frente al número 26

En este momento, terminada la intervención en el ángulo sureste del claustro, se ha organizado una nueva oportunidad de verlo como nunca lo hubieras imaginado. Consulta el nuevo programa de visitas en el siguiente enlace: visitas.fcpatrimoniodenavarra.com

Elige un domingo, elige una hora (a las 10, a las 11 o a las 12 horas) y disfruta de esta oportunidad. No te arrepentirás, estoy segura.

No había oído hablar de este lugar hasta que empezamos a organizar un viaje por Europa central. De todas formas, me temo que, aunque lo ...

Vlkolínec, la aldea tradicional eslovaca

No había oído hablar de este lugar hasta que empezamos a organizar un viaje por Europa central. De todas formas, me temo que, aunque lo hubiera oído, probablemente no lo hubiera relacionado con el nombre escrito: Vlkolínec. A ti no te pasará lo mismo: si lees este artículo descubrirás por qué merece la pena conocer uno de los siete lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en Eslovaquia.



Vlkolínec, la aldea tradicional eslovaca (mapa)

Vlkolínec se encuentra a unos 7 kilómetros de Ružomberok, un pueblo situado en el norte de Eslovaquia, en la región de Liptov. A pesar de dicha distancia, forma parte de esa ciudad desde 1882 e incluso se ha llegado a considerar como “una de sus calles”.

¿Y por qué la Unesco la incluyó en 1993 en la lista de Patrimonio de la Humanidad? Porque la considera “una aldea tradicional característica de Europa Central, que posee un conjunto de 45 edificaciones en un estado de conservación admirable” y el “más completo de su género en toda la región”.



Vlkolínec, la aldea tradicional eslovaca

Se trata de casas de madera, típicas de zonas de montaña como la que rodean Vlkolínec, y que se integran, además, en el Parque Nacional de Veľká Fatra, la mayor parte de la gran cordillera de Fatra que, a su vez, pertenece a los Cárpatos occidentales exteriores.

Una larga calle une la parte alta de la aldea, bajo la montaña Sidorovo, con la parte baja. El trayecto discurre entre casas de madera de los bosques cercanos, el material básico de construcción del lugar, mientras que utilizaban la piedra para las despensas y los graneros.

Así era una casa típica: una sala de entrada; la cocina, generalmente en la parte trasera; dos o tres habitaciones, y la despensa. Pero lo que te llamará la atención son sus paredes que, cubiertas con arcilla, se pintaban de distintos colores, muchas, de amarillo. ¿Te gustan?



Vlkolínec, la aldea tradicional eslovaca

La plaza mayor
En el centro de Vlkolínec, la calle se divide al llegar a dos de sus tesoros: un campanario del año 1770 y un pozo registrado desde 1860.

A la torre campanario de madera, una de las construcciones más antiguas del pueblo, se le ha atribuido como función original la de anunciar la hora de la oración y avisar de fuegos y otros peligros. 



La torre campanario de Vlkolínec, en Eslovaquia

El pozo, por su parte, constituyó durante un tiempo la única fuente de agua potable. Una base y un interior de piedra sustentan la estructura y el tejado de madera de este pozo de 12 metros de profundidad.



El pozo de Vlkolínec, en Eslovaquia

Desde esta 'plaza mayor' de Vlkolínec, como te decía, la calle se bifurca en dos. Si sigues ruta hacia la izquierda, encontrarás una galería de arte popular, que ocupa la que fuera la escuela de la población en los siglos XVIII y XIX.



La calle que lleva a la galería y a la iglesia católica de Vlkolínec, en Eslovaquia

Esta parte de la aldea termina donde se levanta la Iglesia católica de la Visitación de la Virgen María, un edificio barroco-clásico de una sola nave con presbiterio y una torre. Construida originalmente como una capilla al lado de la carretera que conduce al cementerio, ha vivido sucesivas reconstrucciones en 1941, 1952 y 2008.

La otra calle, la que baja desde el pozo, te guiará hasta la casa del campesino, que incluye una casa de madera con su exposición de mobiliario original, un establo y un granero de piedra, un ejemplo típico del pueblo de Vlkolinec.

La casa, todo hay que decirlo, fue construida en 1886 y se abrió al público en 1991, pero es la única que podrás visitar, salvo que te hospedes en alguna de las viviendas privadas que ofrecen alojamiento.

Y una curiosidad: cuando la visitamos, a pesar de ser en julio, en el establo exponía, además, un belén esculpido en madera. Ya me contarás si continúa allí cuando viajes a Vlkolínec.


Historia y conservación
Vlkolínec nació como un asentamiento de madereros, pastores y granjeros en en el siglo X, si bien no se dispone de registros hasta finales del siglo XIV. Gracias a que se halla bastante aislado de las poblaciones cercanas, se ha conservado en buen estado. Sin embargo, no se libró de que los nazis incendiaran un tercio de sus casas durante la segunda guerra mundial, en respuesta a su apoyo al levantamiento nacional eslovaco (1944).

Más de 30 años después, Vlkolínec fue declarada Reserva de Arquitectura Popular (1977) lo que, entre otras medidas, prohibió cualquier construcción nueva. Por otro lado, el sitio también está protegido gracias a que se encuentra en el Parque Nacional de Vel'ká Fatra, como ya he señalado.

Asimismo, se han establecido una serie de técnicas de conservación adecuadas y se ha creado la Asociación Cívica Vlkolínec, cuyo objetivo es “contribuir activamente a la creación de mejores condiciones de vida para los ciudadanos de Vlkolínec y la creación de instrumentos para la conservación, regeneración, protección y desarrollo de la zona, mejorar el medio ambiente y la conservación del patrimonio cultural”.

En la actualidad, Vlkolínec todavía está habitada por entre 20 y 30 personas, y sigue siendo una parte de la ciudad de Ružomberok, que mantiene la propiedad de algunas de las casas.

Cómo llegar
Mi recomendación es que vayas caminando desde Ružomberok a Vlkolínec, para disfrutar del entorno y sus paisajes. Puedes hacer un recorrido circular, como los que me gustan a mí: el que ves en el siguiente mapa.



Cómo ir de Ružomberok a Vlkolínec (mapa)

Sal de Ružomberok por la calle Zelená, paralela a la que desemboca en el cementerio de la ciudad (Cintorínska)El sendero es un vía crucis que pasa junto a una pequeña iglesia en una subida algo pronunciada, especialmente al principio.


Dejando atrás Ruzomberok, camino de Vlkolínec

Cuando el camino descienda y se divida en dos, toma el de la izquierda (marcado con un círculo amarillo en el mapa), hasta que encuentres una señal que te indique la dirección a Vlkolínec por un precioso sendero entre árboles (de nuevo, a la izquierda, y también señalado con un círculo amarillo en el mapa).



El sendero a Vlkolínec está bien señalizado

Saldrás a una llanura y, después de una granja, que dejarás a tu derecha, el sendero vuelve a subir un poco, hasta la última bajada a la aldea. Nosotros tardamos unas dos horas y media, a un paso tranquilo, sin prisas, haciendo fotos...



El camino a Vlkolínec llega a la llanura en la que encontrarás una granja

Para volver, después de haber conocido Vlkolínec, toma el sendero que sale desde la iglesia de la Visitación. No tiene pérdida. Cuando llegues a una zona de casetas y huertas, sigue la orilla del río Revúca. En una hora, aproximadamente, habrás vuelto a Ružomberok.

También puedes hacer esta misma ruta en bici.

Si andar a pie o en bici no te convence, tienes otras dos opciones:

- En coche.
En principio, no está permitida la entrada de vehículos a Vlkolínec, aunque verás los de los residentes, claro. Por eso, la ruta más sencilla es la que va hasta un aparcamiento donde podrás dejar el coche: toma la carretera E77 en dirección Banská Bystrica; a unos seis kilómetros, un par de carteles te indicarán la desviación a Vlkolínec, a otros tres kilómetros. Después de cruzar un puente de barandillas azules, la carretera sigue hacia la derecha. No tendrás pérdida, porque está bien señalizada.



La primera imagen de Vlkolínec, si llegas por carretera

- En autobús.
La compañía Arriva Liorbus (o Sad Liorbus, su antiguo nombre) parte de la estación de autobuses de Ružomberok hasta un aparcamiento específico para autobuses, a un kilómetro más o menos de la entrada a Vlkolínec.

Pregunta en la propia estación por la frecuencia y horarios de la compañía, que puede ser uno o dos al día, para no tener un disgusto después.

Alojamiento
Nosotros nos alojamos en Ružomberok, para poder realizar otras excursiones por la zona. Como solemos hacer, reservamos a través de Booking, en esta ocasión, en la Penzion Andrej, un establecimiento del que leímos muy buenos comentarios. En particular, el de un viajero que, como nosotros, llegaba desde Cracovia a Ružomberok de madrugada y que había recibido una muy buena atención. Y lo comprobamos: no solo nos esperaron el día de nuestra llegada, sino que siempre se mostraron dispuestos a ayudarnos, a darnos consejos, a buscar información para visitar otros lugares... Disponíamos de una habitación amplísima y de una pequeña cocina con los utensilios necesarios, una muy buena opción si quieres evitar quedarte sin cenar en una ciudad que cierra pronto.

La única pega: no admiten pagos con tarjeta de crédito. Nosotros nos enteramos justo al irnos, pero fue por no leer toda la información de la página de Booking, que sí que lo avisaba.

Enlaces 

Horarios de apertura
Transporte en autobús
Alojamiento en Vlkolínec

La pizza napolitana, o más bien el arte de los ‘pizzaioli’ napolitanos,  ha ganado protagonismo desde que se ha añadido a la Lista rep...

Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de España

La pizza napolitana, o más bien el arte de los ‘pizzaioli’ napolitanos, ha ganado protagonismo desde que se ha añadido a la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Pero no ha sido ella sola: otros 32 elementos nuevos han pasado a formar parte de esa lista durante la última reunión del Comité intergubernamental de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, celebrada entre el 3 y el 9 de diciembre de 2017 en Jeju (República de Corea).

Seguramente recordaréis que las Fallas de Valencia fueron reconocidas a finales de 2016 por la Unesco como parte de esa lista, al igual que la cetrería. Y, tal vez, conozcáis los dos nuevos elementos que aspiran al mismo premio en 2018 (seguid leyendo si queréis comprobarlo); mientras tanto, España cuenta con 13 tradiciones en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y 3 en el Registro de buenas prácticas de salvaguardia. ¿Sabéis cuáles son?




La Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad pretende mejorar el conocimiento del patrimonio cultural inmaterial, lograr una mayor concienciación de su importancia y propiciar formas de diálogo que respeten la diversidad cultural.

Como he señalado, incluye 13 prácticas y expresiones culturales de España:

. El Misterio de Elche.
Se trata de una representación teatral, completamente cantada, sobre la muerte, la asunción y la coronación de la Virgen. Se celebra, desde mediados del siglo XV, en la Basílica de Santa María y en las calles de Elche, en Valencia.

Proclamado Monumento nacional en 1931, el Misterio de Elche consta de dos representaciones ordinarias, el 14 y el 15 de agosto, y otras dos extraordinarias, el 1 de noviembre de los años pares.

. La Patum de Berga.
Esta manifestación popular, cuyo origen se remonta a las festividades que acompañaban a las procesiones del Corpus Christi en la Edad Media, tiene lugar todos los años, entre finales de mayo y finales de junio, en el municipio catalán de Berga.

Se distingue de las otras fiestas de la región por su riqueza y diversidad, la persistencia del teatro callejero medieval y sus componentes rituales.


. El Silbo Gomero.
El Silbo Gomero, Patrimonio Cultural Inmaterial de la HumanidadEl silbo gomero es un lenguaje silbado que se utiliza desde tiempo inmemorial en la isla de La Gomera (Islas Canarias) para comunicarse a grandes distancias.

Enseñado en los centros educativos de La Gomera desde 1999, este lenguaje reemplaza las vocales y consonantes del español por silbidos: dos silbidos diferenciados sustituyen a las cinco vocales españolas, y otros cuatro a las consonantes.

. Tribunales de regantes del Mediterráneo español.

Son instituciones jurídicas consuetudinarias de gestión del agua cuyos orígenes se remontan a la época de Al Ándalus (siglos IX-XIII). Los dos más importantes son el Consejo de Hombres Buenos de la Huerta de Murcia y el Tribunal de las Aguas de la Huerta de Valencia.

Además de ejercer funciones jurídicas, estos tribunales contribuyen a la cohesión de las comunidades de regantes, transmiten de forma oral conocimientos nacidos de intercambios culturales seculares y son símbolos visibles de sus respectivas comunidades, como lo demuestran los rituales que les rodean.

. El canto de la Sibila de Mallorca.

Se interpreta la noche del 24 de diciembre en todas las iglesias de la isla de Mallorca, durante el oficio de maitines de la vigilia de Navidad. La niña o el niño que canta recorre la iglesia en procesión hasta llegar al coro, anunciando tanto la llegada del Redentor como la del Juicio Final.

Varias poblaciones mediterráneas están recuperando esta tradición, que se remonta al mundo antiguo, cuando las sibilas o pitonisas profetizaban el futuro, para reinventarla.

. El flamenco.

¿Qué decir del flamenco? Canto, danza y música se funden para crear esta expresión artística, cuya cuna se suele situar en Andalucía, aunque también la reivindican Murcia o Extremadura.

Al año siguiente de su declaración como Patrimonio de la Humanidad (el 16 de noviembre de 2010), la Junta de Andalucía declaró esta fecha como 'Día del Flamenco en Andalucía' y lo festeja cada año con conferencias, exposiciones o conciertos relacionados con el arte flamenco.


El flamenco, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

. Los 'castells'.
Los castells son torres humanas, de seis a diez pisos, que se suelen levantar en la plaza situada delante de la fachada con el balcón principal del edificio del ayuntamiento, en general, en el marco de festividades anuales en ciudades y pueblos de Cataluña.

. La fiesta de 'la Mare de Déu de la Salut' de Algemesí.
La fiesta de la Mare de Déu de la Salut (Nuestra Señora de la Salud) se celebra en el municipio valenciano de Algemesí, cada 7 y 8 de septiembre, en la Basílica de San Jaime Apóstol, la Capilla del Hallazgo y en sus calles.

Representaciones teatrales, conciertos de música y espectáculos de danza conmemoran el descubrimiento en 1247 de una imagen mariana, según la leyenda, en el tronco de una morera.


La fiesta de 'la Mare de Déu de la Salut' de Algemesí

. La fiesta de los patios de Córdoba.
Córdoba celebra durante 12 días, a principios del mes de mayo, la fiesta de los patios. Las casas de patio son viviendas colectivas compartidas por varias familias, o grupos de viviendas individuales, que poseen un patio en común y están situadas en el barrio viejo de la ciudad.

La fiesta consta de dos acontecimientos principales: el Concurso de Patios y la Fiesta de los Patios de Córdoba.



La fiesta de los patios de Córdoba, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

. La dieta mediterránea.
España comparte el reconocimiento de la dieta mediterránea como patrimonio inmaterial de la humanidad junto con otros seis países: Chipre, Croacia, Grecia, Italia, Marruecos y Portugal.

Según la Unesco, la dieta mediterránea comprende un conjunto de conocimientos, competencias prácticas, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos y cosechas agrícolas, la pesca y la cría de animales, y también con la forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos. Asimismo, seguro que compartís su constatación de que “el acto de comer juntos es uno de los fundamentos de la identidad y continuidad culturales de las comunidades de la cuenca del Mediterráneo”. ¿Quién de vosotros no se reúne con amistades y familiares, la mayoría de las veces, alrededor de una mesa?

. Fiestas del fuego del solsticio de verano en los Pirineos.

En esta ocasión, el reconocimiento de las fiestas del fuego de la noche del solsticio de verano es compartido por localidades del pirineo oscense, fundamentalmente de las comarcas de Ribagorza, como Bonansa, Aneto y Laspaules, y de Sobrarbe, como San Juan de Plan, y por otras áreas pirenaicas de Andorra, Cataluña y Francia.

Cuando llega la noche, los habitantes bajan con antorchas encendidas desde las cumbres de las montañas a sus pueblos, prendiendo fuego a fogatas preparadas a la usanza tradicional. La Unesco valora estas fiestas como una ocasión para regenerar los vínculos sociales y fortalecer los sentimientos de pertenencia, identidad y continuidad de las comunidades que las celebran.

. La cetrería, un patrimonio humano vivo.
La cetrería, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad


La Real Academia Española define la cetrería como “el arte de criar, domesticar, enseñar y curar a los halcones y demás aves que sirven para la caza de otras aves”.

Según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, cuenta con una enorme tradición en nuestro país y se practica en todas las Comunidades Autónomas y en más de 70 países, algunos de los cuales comparten su reconocimiento como patrimonio inmaterial de la humanidad (Austria, Bélgica, Chequia, Francia, Alemania, Italia o los Emiratos Árabes Unidos, entre otros).

. Las Fallas de Valencia.
Esta fiesta tradicional valenciana se caracteriza por la construcción e instalación de enormes grupos escultóricos, conocidos como 'fallas', que se forman con figuras llamadas 'ninots', creadas por artistas locales e inspiradas por la actualidad política y social.

Las fallas ocupan las plazas valencianas entre el 14 y el 19 de marzo, mientras las calles se iluminan y llenan de bandas de música, de castillos de fuegos artificiales... Las fiestas finalizan con la 'cremá' (la “quema") de las fallas el Día de San José.



Las Fallas de Valencia, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

El Registro de buenas prácticas de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, por su parte, es el conjunto de programas, proyectos y actividades que, según el Comité, reflejan del modo más adecuado los principios y objetivos de la Convención. 

España cuenta con tres programas en este registro:

. Centro de cultura tradicional - museo escolar del proyecto pedagógico Pusol.
El Museo Escolar de Pusol nace en el año 1969 como una actividad ligada al Proyecto Pedagógico 'La Escuela y su Medio', comenzado un año antes en la escuela pública rural de Pusol, en Elche.

Con la ayuda de maestros y colaboradores, los alumnos no solo descubren Elche y sus tradiciones mediante el juego, sino que ayudan a conservarlas. El éxito de este proyecto hizo que se extendiera a mitades de los 80 a los demás distritos rurales de Elche y, más tarde, a la propia ciudad de Elche.

. Revitalización del saber tradicional de la cal artesanal en Morón de la Frontera.
La Unesco ha reconocido que la fabricación tradicional de la cal ha constituido una parte esencial de la identidad de Morón de la Frontera, en Sevilla, además de una fuente importante de empleos.

La fabricación industrial de la cal provocó el abandono de los hornos caleros, pero no su olvido. Se ha fundado la Asociación Cultural Hornos de Cal de Morón, que ha creado un centro de etnografía y un museo que organiza cursos, visitas guiadas, etc., con el fin de recordar la importancia de la fabricación artesanal de la cal y mejorar las condiciones de vida de los artesanos caleros.

. Metodología para realizar inventarios del patrimonio cultural inmaterial en reservas de la biosfera. La experiencia del Montseny.
El Centro Unesco de Cataluña ideó un proyecto para identificar el patrimonio cultural inmaterial en una reserva de la biosfera, confeccionar un inventario y elaborar un documento sobre la contribución del patrimonio cultural inmaterial al desarrollo sostenible. Lo aplicó en el territorio de la Reserva de Biosfera y Parque Nacional del Montseny, en cooperación con instituciones y partes interesadas locales que trabajan en los campos de la etnología y la cultura popular y tradicional catalana.

Origen de los reconocimientos
La experiencia del Programa de Obras Maestras de Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, iniciado en 1999 por la Unesco para dar a conocer y valorizar la diversidad de este tipo de patrimonio, se considera el germen de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que se celebró en París del 29 de septiembre al 17 de octubre de 2003 y que entró en vigor el 20 de abril de 2006.

Se consideran patrimonio cultural inmaterial “los usos, las representaciones, las expresiones, los conocimientos y las técnicas (…) que las comunidades, los grupos y, en algunos casos, los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural”, según la Convención.

De esta forma, se incluyen desde tradiciones y expresiones orales a usos sociales, rituales y actos festivos, o conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo.

Los dos primeros reconocimientos de España, el Misterio de Elche y la Patum de Berga, fueron incorporados en 2008, por formar parte de las obras maestras del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad.

Otras cifras
- Desde su creación hasta la actualidad, la Convención ha sido ratificada o aprobada por 175 Estados.
- La Lista representativa cuenta con 365 elementos de 108 países.
- El Registro de buenas prácticas de salvaguardia tiene 17 programas inscritos.
- La Lista de salvaguardia urgente del patrimonio cultural inmaterial, creada para adoptar las medidas oportunas para este fin, recoge 47 elementos inscritos de 26 países.

Candidaturas de España
No, no se me ha olvidado. Los que habéis llegado hasta aquí sabréis que España ha presentado dos candidaturas a la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad:

. El arte de la piedra seca: conocimiento y técnicas.
Según la Wikipedia, la piedra seca se refiere a “una técnica constructiva de origen tradicional y popular que se realiza mediante el uso de piedras, pero sin utilizar ningún tipo de mortero o argamasa. En ocasiones se usa arena seca para rellenar los huecos de la pared y de ahí viene el nombre”.

Chipre, Croacia, Francia, Grecia, Italia, Eslovenia y Suiza aspiran a que se les reconozca el mismo arte.

. Tamborradas.
Son rituales de ritmos de tambores, como los que acompañan a la procesión del discurso de apertura del Viernes Santo en Calanda (Teruel) o los de la Noche de los Tambores, que resuenan el Martes Santo a la medianoche en la Plaza del Ayuntamiento, Mula (Murcia).

Pero habrá que esperar hasta noviembre o diciembre de 2018 para conocer si logran su inclusión en la lista o no. ¡Atentos!