El Castillo de Loarre, el tesoro románico de Aragón

Impone. Protegido por una muralla por el sur y el sureste, y por la roca caliza sobre la que se asienta, por el resto de su perímetro, se ...

El Castillo de Loarre, el tesoro románico de Aragón

Impone. Protegido por una muralla por el sur y el sureste, y por la roca caliza sobre la que se asienta, por el resto de su perímetro, se alza orgulloso desde cualquier punto desde el que te acerques. Desde sus más de mil metros de altura, el castillo de Loarre sigue dominando la llanura de la Hoya de Huesca como en tiempos lo hiciera sobre un territorio ocupado, en parte, por los musulmanes.

¿Entramos?


El Castillo de Loarre, el tesoro románico de Aragón

Franqueamos, primero, una puerta de acceso al recinto amurallado entre dos torreones semicirculares. Una cuesta nos marca el camino a la única puerta de entrada al castillo, vigilada por la torre albarrana.

Acceso al castillo de Loarre  y torre albarrana

Una vez que los ojos se acostumbran a la diferencia de luz al traspasar la puerta, vemos la escalinata cubierta con bóveda de cañón que, antes de llevarnos hasta la primera planta, nos invita a descubrir dos estancias: a la derecha, la cripta de Santa Quiteria, espacio de culto y enterramientos, y que albergó las reliquias de San Demetrio hasta su traslado a la iglesia de la población de Loarre; a la izquierda, el cuerpo de guardia, el lugar desde el que los soldados vigilaban la puerta principal.


El castillo de Loarre tiene una única puerta de acceso

¿Subimos?

La iglesia de San Pedro Primera planta
La iglesia de San Pedro alberga la antigua capilla del castillo, conocida como la capilla de la Reina. Del siglo XI, esta iglesia románica destaca tanto por su cúpula de 26 m de altura sobre una ún
ica nave, como por la decoración de capiteles con motivos fantásticos, vegetales y bíblicos, y de los ventanales.


La visita continúa por las que fueran, primero, dependencias de los canónigos y, después, de los nobles que vivieron en el castillo. Junto a ellas, los calabozos, que también sirvieron, en su momento, como despensa de los monjes.




Dependencias de los monjes del monasterio


Segunda planta

En la segunda y última planta, se hallan el patio de armas y la iglesia de Santa María, anterior a la fundación del monasterio. Deteneos a observar el aljibe, con capacidad para guardar hasta 8.000 litros de agua; la torre de la reina, situada sobre la entrada a la parte militar a la que protege, o la torre del homenaje, de 22 metros de altura y 5 plantas.



La iglesia de Santa María, del corazón primitivo del castillo de Loarre



El aljibe, con capacidad para guardar hasta 8.000 litros de agua

Historia del castillo
La edificación del castillo de Loarre se realizó en varias etapas, lo que se plasma en su estilo y determina sus funciones.

Así, fue mandado construir en el siglo XI por el rey Sancho III de Navarra para servir de enclave defensivo y estratégico desde el que atacar el cercano asentamiento musulman; a esta época pertenece el corazón del castillo actual, donde se hallan el torreón de la Reina, el patio de armas o la torre del homenaje; estos edificios comparten, según los expertos, el estilo lombardo, y se caracterizan por la utilización de sillarejo, pequeño y uniforme.



Núcleo primitivo del castillo con las torres de la Reina y del Homenaje

A finales del mismo siglo, el rey Sancho Ramírez (nieto de Sancho III) añadió las demás construcciones que se conservan para adecuarse a la abadía de los canónigos de San Agustín que se integró en el recinto. Las dependencias de los monjes o la iglesia de San Pedro responden al llamado estilo jaqués y los sillares son, en esta ocasión, grandes y están bien labrados.



Las dependencias de los monjes y de los nobles que habitaron el castillo de Loarre

Finalmente, dos siglos después, se construyó el recinto amurallado (1287) que, con 172 metros de perímetro, abarca unos 10.000 metros cuadrados.



Las murallas del castillo de Loarre se construyeron en el siglo XIII

Después de participar en guerras y enfrentamientos a lo largo de varios siglos, el castillo perdió su importancia estratégica, hasta que, en el siglo XV, la población que vivía extramuros se trasladó a la actual villa de Loarre.

Afortunadamente, a principios del siglo XX se restauró y fue denominado Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional (1906).

Situación
El castillo de Loarre se encuentra en la localidad del mismo nombre, en la sierra del mismo nombre, en la provincia aragonesa de Huesca.


¿Y por qué en este lugar? Porque, al mismo tiempo que se eleva sobre la llanura conocida como "La Hoya", que se extiende hasta las orillas del Ebro, constituye la entrada de los Pirineos.


Situación del castillo de Loarre, en la provincia de Huesca

Información práctica
. Visita
El Centro de Visitantes del Castillo de Loarre, donde se venden las entradas, ofrece visitas guiadas en distintos horarios, en función de la época del año y de la afluencia de visitantes.

Se recomienda reservar a grupos de más de 20 personas (tanto para visitas guiadas como por libre), bien por teléfono (974 342 161 / 690 636 080 / 649 307 480), o por correo electrónico (informacionyreservas@castillodeloarre.es).

El centro de visitantes cuenta también con otros servicios, como cafetería o tienda, además de una sala de proyecciones audivisuales.

. Horario
. Del 1 de noviembre al 28 de febrero: horario ininterrumpido de 11 a 17.30 horas; se cierra los lunes;
. Del 16 de junio al 15 de septiembre: horario ininterrumpido de 10 a 20h
. Del 1 de marzo al 15 de junio y del 16 al 31 de octubre, horario ininterrumpido de 10 a 19h.

. Precio
La entrada y la visita guiada al castillo son gratuitas para menores de 6 años y para personas con una minusvalía superior al 50%. Consultad los demás precios en la página oficial del castillo de Loarre.

La entrada incluye la visita a la iglesia de San Esteban de Loarre.

Enlaces de interés
. Folleto del castillo.
En él se detallan las distintas fases constructivas del castillo y cada elemento de la construcción.


0 comentarios: