Semana Santa en Pamplona

Hay muchas formas de disfrutar de la Semana Santa y todas las puedes encontrar en Pamplona. Si quieres conocer una ciudad con histo...


Semana Santa en Pamplona

Hay muchas formas de disfrutar de la Semana Santa y todas las puedes encontrar en Pamplona. Si quieres conocer una ciudad con historia, y moderna a la vez; si quieres descubrir cómo se viven unas tradiciones religiosas menos populares que otras, pero igualmente emotivas, o si quieres, simplemente, unos días de descanso en los que degustar nuevas experiencias gastronómicas, bienvenido a Pamplona.

Conocer Pamplona
No hay mejor manera de conocer Pamplona que a través de un paseo por sus murallas. Se considera que el conjunto amurallado de la capital navarra, construido a partir del siglo XVI y declarado Bien de Interés Cultural, es uno de los mejor conservados de la península ibérica.


Parque de la Media Luna, inicio del paseo por las murallas de Pamplona
Este paseo de unos cinco kilómetros comienza en la Media Luna, un parque romántico de principios del siglo XX, y acaba en la Ciudadela, una fortificación convertida en parque en pleno centro de la ciudad.

Si lo quieres hacer por tu cuenta, te cuento cómo en este enlace a otro artículo del blog; si prefieres que te guíen, el Ayuntamiento pamplonés suele organizar diferentes tipos de visitas guiadas para estas fechas, que incluyen, no solo las murallas de la ciudad, sino también el recorrido del encierro de San Fermín o los lugares emblemáticos de la historia de Pamplona.

Consulta las posibilidades, el precio y todos los detalles actualizados en la página de turismo del Ayuntamiento de Pamplona.

La entrada a la Ciudadela de Pamplona por la avenida del Ejército

Tradición religiosa
Tradición y religión se aúnan en numerosos actos en la calle durante los días de Semana Santa propiamente dichos. Entre ellos, destacan los siguientes:

. Jueves Santo
   . Voto de las Cinco Llagas
    Según la tradición, una procesión de los habitantes de Pamplona con la imagen de las Cinco Llagas de Jesucristo en el pecho libró a la ciudad de la peste que la asolaba en 1599.

Un año después se instauró un acto de agradecimiento, que serviría para conmemorar este hecho y renovar el Voto de las Cinco Llagas, y que se repite desde entonces. Tiene lugar en la Parroquia de San Agustín (calle San Agustín, 1).


   . Procesión y oración
   Una comitiva formada por tres pasos, La Última Cena, La Oración en el Huerto y El Prendimiento, recorre la distancia que separa la sede de la Hermandad de la Pasión (Dormitalería, 13) del Palacio Arzobispal (Plaza Santa María la Real, 1).

Acompañada por la Banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad de la Flagelación de Logroño, la comitiva hace el siguiente recorrido: calles Dormitalería, Javier, Merced y Juan de Labrit, Plaza de Santa María la Real, y calles Merced, Javier y, de nuevo, Dormitalería.


Procesión de Jueves Santo en Pamplona

. Viernes Santo
   . Procesión del Santo Entierro
   Se trata del acto más importante de la Semana Santa en Pamplona. Comienza en la calle Dormitalería, donde terminará después de recorrer diversas calles del casco viejo.

El recorrido es el siguiente: calles Dormitalería, Javier, Compañía, Curia, Navarrería y Mercaderes, Plaza consistorial, calles San Saturnino y Mayor, Paseo Doctor Arazuri, calles San Antón, Zapatería, Calceteros, Mercaderes y Calderería, Bajada de Javier y regreso a la calle Dormitalería.


La mayoría de las procesiones de Pamplona empiezan o acaban junto a la catedral

   . Retorno de la Dolorosa
   La Dolorosa, el paso más antiguo de la ciudad, regresa desde la Parroquia de San Agustín (adonde es trasladada en el último acto de la Cuaresma, antes de la celebración de la Semana Santa) a su capilla, bajo el coro de la iglesia de San Lorenzo, a las 22.30 h.

Si no se realiza la Procesión del Santo Entierro, se adelanta una hora el traslado de este paso, el único que es propiedad del Ayuntamiento pamplonés. Saldrá, entonces, desde la catedral.



La Dolorosa es el paso más antiguo de Pamplona

. Domingo de Resurrección
En 2017, la Hermandad de la Pasión del Señor organizó por primera vez la Procesión del Resucitado. Para ello, construyó un nuevo paso con la imagen de un resucitado del siglo XVIII de tamaño natural, cedido por el Cabildo Catedral de Pamplona.

La procesión, que tiene lugar por la mañana, se inicia en la calle Dormitalería y se dirige a la plaza de Santa María la Real; desde aquí, continúa por las calles Merced, Compañía y Curia, hasta la catedral y, finalmente, vuelve a Dormitalería.


Consulta los horarios, y si hay cambios en la programación, en la página web de la Hermandad de la Pasión del Señor de Pamplona, organizadora de estos actos.


El Palacio Arzobispal de Pamplona, en la Plaza Santa María la Real

Gastronomía
No te voy a engañar: en Pamplona se come muy bien. Y las opciones son muy variadas. Una es ir de pinchos, una tradición arraigada en el norte de la península, y que consiste en ir cambiando de bar tras cada pincho que se consume.

En el casco viejo se concentran multitud de bares con las barras a rebosar de pinchos. Son tres zonas más o menos diferenciadas: una, alrededor de la famosa calle Estafeta; otra, centrada en las calles San Nicolás y San Gregorio, cerca de la Plaza del Castillo, y una tercera, en torno a la calle Navarrería, junto a la catedral.


Una barra de un bar de Pamplona con ricos pinchos
Encontrarás desde los típicos fritos, de jamón, de pimiento, de calamar o de morcilla, a las tostadas que te sirven en bandeja mezclas de productos insospechadamente deliciosas, hasta verdaderas obras de arte culinario. Una buena muestra la componen los pinchos que se presentan anualmente en la Semana del Pincho.

Hay establecimientos especializados en un determinado pincho, así que cuando entres en uno, mira a tu alrededor y observa qué han pedido los demás. Ese será tu pincho.

La otra opción, que no disyuntiva, es sentarse a una buena mesa y aprovechar para probar los magníficos productos de la tierra navarra: verduras, como la alcachofa, el cardo o el espárrago; carnes, como el cordero o la ternera. También pescados de sus ríos, como el salmón o la trucha, y postres, como la cuajada o el queso. Y todo regado por un excelente vino de Denominación de Origen de Navarra, o de La Rioja que, aunque sorprenda, incluye viñedos de nuestra Comunidad.

Para solventar la dificultad de elegir restaurante, la página web de Turismo del Gobierno de Navarra ofrece un buscador en el que lo podrás seleccionar según el tipo de cocina (casera, innovadora, internacional, etc.) y el precio del menú, o incluso el número de plazas disponibles.

Solo me queda una cosa por decir: ¡Feliz Semana Santa!


0 comentarios: