El Pico de las Nieves, el mirador de Gran Canaria

Con sus casi 2.000 metros de altura, el Pico de las Nieves es un mirador excepcional de Gran Canaria. La cumbre más alta de la provinc...


Vistas desde el mirador del Pico de las Nieves

Con sus casi 2.000 metros de altura, el Pico de las Nieves es un mirador excepcional de Gran Canaria. La cumbre más alta de la provincia de Las Palmas se encuentra en el corazón de esta isla canaria, al que se puede llegar por diversas arterias que permiten hacer paradas en algunos de sus hitos.

Ocupado por instalaciones militares, el Pico de las Nieves (1.949 m) es accesible en coche hasta su base, así que la mejor opción es organizar una ruta para conocer el centro de la isla.




Si te alojas, como nosotros lo hicimos, en Las Palmas, puedes comenzar la ruta hacia el sur por la carretera de la costa (GC1) hasta el desvío al municipio de Ingenio (GC120). Conforme vas ascendiendo, encontrarás varios miradores a este conjunto de espacios naturales protegidos bajo diferentes denominaciones (Monumento Natural, Reserva Natural Especial, Paisaje Protegido...). Barrancos, riscos o degolladas (término canario para las depresiones del terreno entre elevaciones) justifican esta protección.

En algunas de estas paradas, descubrirás también múltiples senderos que dirigen, por ejemplo, a aljibes de más de dos siglos de antigüedad que han sido restaurados en los últimos años por el Club de Caza de Medianías de Ingenio, con el apoyo del Ayuntamiento de Gran Canaria y el Gobierno del archipiélago; el proceso reciente de llenado de estos aljibes ha respondido al objetivo de recuperar tradiciones, así como de beneficiar a la fauna y la flora de la zona.

La siguiente parada es el la Caldera de los Marteles, donde se observa el hundimiento de la superficie provocado, según los expertos, por la erupción volcánica de la masa que forman rocas fundidas en el interior de la tierra. Así se creó una depresión de unos 80 metros de profundidad y 550 m de diámetro.


Caldera de los Marteles

De camino al Pico de las Nieves (GC-134), te recomiendo parar de forma que puedas descubrir el motivo por el que se llamó así a la cumbre más alta de la provincia de Las Palmas. El nombre completo es el Pico de los pozos de la nieve, debido a la existencia en los alrededores de neveros, unos pozos que mandó realizar la Iglesia en el siglo XVII para almacenar la nieve caída en invierno y transportarla después a la capital de la isla. Están bien señalizados.


El primero de estos pozos es el Pozo Grande, que data de 1694. Carecía de techo, por lo que se tapaba con arbustos, según el investigador canario Salvador Miranda Calderín, que lo encontró en el año 2000 después de permanecer mucho tiempo enterrado. Al interior del pozo, que estaba cubierto de madera, se accedía gracias a unos peldaños de piedra, primero, y de madera, después.

Pozo Grande

A escasos metros se halla otro pozo restaurado, el Pozo de los Canónigos que, a diferencia del anterior, tenía techo. Fechado en 1699, sus paredes se blanquearon con cal y, en el fondo, se colocó un entarimado de madera sobre el que se apretaba la nieve.


Pozo de los Canónigos

De nuevo en la carretera, llegarás hasta el Mirador del Pico de las Nieves, desde donde podrás ver símbolos de la isla de Gran Canaria, como los Roques Nublo y Bentayga.

Es el momento de volver al coche para acercarse hasta el Roque Nublo. No son más que unos 15 minutos hasta el aparcamiento de la Degollada de la Goleta. Aquí comienzan varios senderos, entre ellos, el que lleva hasta el Roque Nublo (1,1 km), una roca basáltica de entre 70 y 80 metros de altura y con forma de monolito. A su lado, destaca otra roca monolítica, más pequeña, conocida como El Fraile.



Roque Nublo y El Fraile

Después de la caminata, te recomiendo una parada en Tejeda, que presume de ser uno de los pueblos más rurales de Canarias. Razón suficiente para encontrar aquí el Museo Etnográfico, que ofrece un recorrido por la historia de la isla y del municipio.


Tejeda

Casi desde cualquier punto, verás uno más de los símbolos de Gran Canaria: el Roque de Bentayga. Se trata de otra roca volcánica, alrededor de la cual se produjo un importante asentamiento prehispánico.



Tejeda y el Roque de Bentayga

Dos miradores más te esperan antes de terminar la ruta: uno junto al Parador Nacional Cruz de Tejeda y el último, el Mirador Degollada de las Palomas, desde el que contemplar la Caldera de Tejeda.



Vistas desde el Parador de Tejeda

Vistas desde la Degollada de las Palomas: Tejeda, entre los roques Nublo y Bentayga


0 comentarios: