Qué ver en Ezcaray

Ezcaray, considerada la primera villa turística de La Rioja, aúna un precioso conjunto urbano, con sus casas y plazas porticadas, o sus p...

Panorámica de Ezcaray

Ezcaray, considerada la primera villa turística de La Rioja, aúna un precioso conjunto urbano, con sus casas y plazas porticadas, o sus palacios barrocos, y un entorno que invita a realizar los más variados deportes al aire libre.

Típicos soportales en Ezcaray
Un paseo por sus calles y plazas te llevará a admirar los característicos soportales de madera, que ofrecen a sus habitantes protección frente a las inclemencias del tiempo y que le confieren, además, un gran encanto.

Descubrirás, también, casonas y palacios barrocos, de los siglos XVII y XVIII, como el Palacio del Arzobispo de Berroeta y el Palacio Ángel, vestigios de una época de esplendor. Ambos comparten y destacan por la piedra de sillería y los escudos, dos en el primer caso, en su fachada.


El Palacio del Arzobispo de Berroeta (arriba) y el Palacio Ángel (abajo)

Santa María la MayorNo olvides visitar la iglesia Santa María la Mayor, un edificio de sillería rojiza que conserva en su parte norte restos murales y columnas de la primitiva iglesia románica y que fue declarado Monumento Nacional en 1967.

Ezcaray albergó, desde el siglo XVI, una fuerte industria textil. En 1752 se creó la Real Fábrica de Paños, ampliada años después y hoy albergue y sede del Ayuntamiento.

Alarga tu paseo, cruzando el río Oja por el puente de la Estación, hasta la Ermita de Nuestra Señora de Allende, un edificio barroco del siglo XVIII construido en sillería y mampostería, sobre cuyo pórtico se alza una espadaña que guarda la antigua campana de la Real Fábrica.

Y si te acercas al extremo sur de la villa, encontrarás el Crucero de San Lázaro, de la segunda mitad del siglo XVI.

Real Fábrica de Paños de Ezcaray

En los alrededores
Ezcaray es un lugar perfecto como base para conocer bellezas históricas, arquitectónicas y naturales.

Al norte de la villa, a algo más de 20 kilómetros, se ubica Santo Domingo de la Calzada, una ciudad creada a partir del Hospital de Peregrinos que fundó el eremita Domingo García, alrededor de la segunda mitad del siglo XII, para facilitar el paso de los peregrinos en su camino a Santiago de Compostela. Merece la visita, sobre todo, por su catedral y porque conserva el mayor recinto amurallado de La Rioja.

Desde aquí, a otros 30 kilómetros al sur, puedes acercarte a San Millán de la Cogolla, y los Monasterios de Suso y Yuso, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, por razones históricas, artísticas, religiosas, lingüísticas y literarias.

Y si te gusta la montaña, en varias de sus facetas, la estación de esquí de Valdezcaray se encuentra al sureste de Ezcaray, en la Sierra de la Demanda. Aquí también puedes ascender al pico más alto de la zona, el San Lorenzo (2.271 m).

0 comentarios: